La Gestión del Tiempo

Debido a que he realizado un deporte que me ha exigido muchas horas de dedicación, he tenido que aprender a organizar mi tiempo de manera casi milimétrica para poder llegar a todo: estudios, trabajo, entrenamientos, hogar, amistades…

De esta experiencia de mis años de adolescencia, y un poco más allá, he aprendido diferentes “tips” que os dejo aquí para que os ayuden en el día a día.

  • Meditación. Aprende a dedicarte un tiempo para ti, ya sea a primera o a última hora del día. Existen aplicaciones como “Meditopia”, “Calm” o una más divertida como “Lojong”, que te ayudarán a desconectar mediante música y voz en aproximadamente unos 10 minutos. A menudo suficientes para realizar la preparación para empezar el día o para el descanso. Al final es tiempo para uno mismo.

 

  • Descanso. Resulta imprescindible descansar para cualquier persona, pero más para un deportista. Es necesario dormir un mínimo de 6h seguidas al día, según los estudios, y aconsejable 8h. El descansar nos ayuda a levantarnos con la energía suficiente para afrontar el día. Los días son intensos y exigentes, así que hay que estar preparado.

 

  •  
  •  

 

  • Agenda. Imprescindible tener una agenda donde tengas el día programado. Sólo escribiendo las tareas y visualizando tu día serás capaz de ver el día que te espera y si serás capaz de asumirlo.

 

  • Priorizar. Este es un acto que no es fácil, sobre todo al principio. No podemos hacerlo todo y además pretender hacerlo bien. Por eso es muy importante saber lo que es importante, imprescindible o delegable. Cuando nos conozcamos más sabremos hacer esta tarea de manera automática.

 

  • Pasear. Actividad que me aconsejaron no hace mucho tiempo y que no le había dado nunca demasiada importancia. Pasear es la mejor manera de relajar la mente, en ese momento es cuando salen las ideas, los pensamientos, cuando haces limpieza de tu mente y consigues relajarte y de nuevo dedicarte un tiempo. Con uno o dos días a la semana sería suficiente, pero necesario.

 

 

  • Distracciones. Cuando estés haciendo una tarea que requiera concentración máxima desconecta el móvil. Sonará a locura en los tiempos que corren, que parece que necesitemos estar conectados 24 horas al día. Nada es tan importante en las redes sociales, que no pueda esperar. El móvil es el primer ladrón de nuestro tiempo.

 

  • Procrastinación. La palabra viene del latín procrastinare (dejar hasta mañana). Es casi un amanera de dañarnos a nosotros mismos. Es dejar algo para más tarde, aun sabiendo que nos hará mal no hacer esa tarea. En la procrastinación hay una mala gestión de las emociones. Si algo no nos gusta hacer lo dejamos para mañana, evitamos afrontar ese sentimiento negativo. Si no realizamos esa tarea que no nos agrada nos hará sentir peor e incluso nos generará ansiedad. Por lo que realizar esa tarea y quitárnosla de encima nos aliviará y nos abrirá paso a poder realizar con la máxima atención una nueva tarea.

 

 

  • Concédete premios. Invéntate un premio para cuando acabes esa tarea que no te gusta. Eso mantendrá la motivación a ralla y te ayudará a cumplir tu objetivo.

 

  • Cuida la alimentación. La vida de un deportista es intensa y requiere de mucha concentración. El aporte adecuado de las vitaminas y nutrientes ayudará a tu cuerpo y a tu mente a estar fuerte y beneficiarán a la concentración.

 

  • Elimina la multitarea. La multitarea es un enemigo del rendimiento óptimo. Elige una tarea cada vez y hazla lo mejor que puedas. Acabarás antes y podrás hacer “check” a esa tarea y podrás empezar otra al cien por cien.
Sandra Gabaldà Fernández
Entrenadora experta en coaching deportivo
IG @glamass

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *