Tengo sed… ¿Qué bebo?

Beber y comer son dos necesidades fisiológicas “no negociables”. Ningún ser humano puede sobrevivir sin satisfacerlas. Sin embargo, la ingesta de líquidos es aún más vital que la de alimentos, ya que sin éstos se puede vivir 30-40 días, pero sin hidratarnos, no aguantaríamos más de 2-3 días.

Ahora bien… ¿Todas las bebidas son iguales?. Definitivamente NO.

Está demostrado que no nos hidrata de la misma manera el agua, que la cerveza, el vino, los zumos, refrescos, bebidas lácteas, etc.

Según un estudio publicado por la SENC (sociedad española de nutrición comunitaria), la mejor manera de hidratarse es por medio del agua y de las bebidas isotónicas.

Este mismo organismo, en otro estudio, concluyó que los componentes minerales y electrólitos favorecen la hidratación, pero ésta disminuye si se tropieza con el alcohol, ya que las bebidas alcohólicas saturan al organismo, hacen trabajar a nuestro hígado y entorpecen considerablemente la óptima reposición de líquidos.

La ventaja de las bebidas isotónicas, fundamentalmente es la de poseer unos niveles de sales minerales y de glucosa similar a la concentración de dichos elementos en la sangre.

Diversos estudios indican que a las personas, beber sólo agua “nos aburre”.

Dado que la hidratación en el deportista es fundamental para mantener sus prestaciones físicas y psicológicas en estado óptimo, la industria de la suplementación deportiva busca incrementar el nivel de hidratación del individuo. La manera más eficaz, según sus propios estudios, es la de ofrecer al consumidor una gran variedad de bebidas, lo cual ha logrado incrementar en un 50% el consumo de líquidos, frente a lo que hubiera supuesto si únicamente de agua se tratara.

¿Por qué tenemos que hidratarnos?.

Sencillamente porque somos agua en tres cuartas partes de nuestro organismo.

Cuando hacemos ejercicio, éste, activa la sed de nuestro organismo. Hay que tener en cuenta que la pérdida de líquidos se libera mediante el sudor y en gran medida mediante la exhalación de vapor por la respiración. Así, por tanto, cuanto mayor tiempo y exigente sea la actividad deportiva, la humedad, y la temperatura del ambiente, mayor cantidad de fluidos perderemos.

Una persona sedentaria, con un trabajo sin actividad física importante, precisa ingerir unos dos litros de agua al día para mantener su organismo correctamente hidratado.

Las consecuencias de no estar hidratado adecuadamente son innumerables:

– Dolor de cabeza
– Falta de reflejos
– Somnolencia
– Trastornos renales
– Problemas cardíacos
– Problemas mentales
– Problemas digestivos
– Daños en la piel
– Y un largo etc.

Debemos tener presente que el agua interviene en el 100% de los procesos a los que se ve sometido el organismo. El cuerpo lo emplea para efectuar todas las reacciones químicas celulares que precisa, así como lubricante, refrescante, termo-regulador, solvente, etc. Inmejorable para eliminar las toxinas y para llevar los nutrientes a todos los puntos de nuestro organismo donde se precisen.

Un dato muy importante: Nunca es malo beber de más, ya que el organismo tiene sus propios mecanismos de autocontrol y le es muy fácil, si fuera preciso, evacuar el excedente de agua por vía renal o por la propia piel (considerada por los dermatólogos como el tercer riñón).

Una vez resuelto que las bebidas isotónicas son la mejor opción para hidratar al deportista, vamos a ver de qué están compuestas:

– Azúcares o glucosas
– Potasio
– Bajas dosis de sodio, generalmente bicarbonato sódico o cloruro de sodio
– Agua

El éxito radica en la combinación de los citados componentes, que en su justa proporción, favorecen la absorción del agua.

¿Podemos hacer una bebida isotónica en casa?. Claro que sí, y aquí tenemos los ingredientes necesarios para realizarla:

  • La base, indudablemente será el Agua, pero desafortunadamente, el aporte mineral que nos ofrece, no es suficiente. 1 litro de Agua para nuestro proyecto es suficiente. Este litro de agua lo vamos a hervir.
  • 1 cuchara de postre de bicarbonato sódico
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 cucharada de postre de sal marina NO refinada, ya que necesitamos su yodo.
  • 1 limón. Al que extraeremos su zumo. También puede emplearse la naranja.

Se trata, como podéis apreciar, de una bebida natural, sana, rápida de preparar, y muy económica, al alcance de cualquiera de nuestros bolsillos.

Este tipo de bebidas está indicada, sobre todo, para momentos de actividad física importante, épocas del año especialmente calurosas, y en todos aquellos momentos del día en los que necesitemos esa hidratación “extra”.

En nuestra labor profesional, personal o deportiva diaria, en muchas ocasiones maltratamos al organismo privándole de los líquidos que precisa. No dejes que este “descuido” sea un hábito en tu quehacer diario, ya que, tan sólo un 5% de pérdida de líquidos puede conllevar una pérdida de un 20-25% de rendimiento físico y mental.

Ten siempre a mano una botella de agua, y oblígate a beber en cantidades moderadas, pero de forma contínua durante la jornada.

Si puedes incluir en algún momento del día una bebida isotónica, preferiblemente durante la actividad física, y además está recién preparada por tí, mejor que mejor.

Una Respuesta a Tengo sed… ¿Qué bebo?

  1. xin dijo:

    Hola; Gracias por tu blog.
    Respecto a hacer tu propia bebida isotonica. ¿Que tal seria utilizar maltodextrina en lugar de azucar? Por aquello de “meter” mas cantidad de malto (Que tiene igual de calorias que el azucar, pero no se nota su sabor edulcorante? A parte de (Segun tengo entendido) No tiene el problema de la sobrecarga que puede tener el azucar al utilizarlo en demasiada cantidad.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *