La Sal y los deportistas

Generalmente en todos los ámbitos médicos y nutricionales a los que se les consulta, las restricciones en lo que al consumo de sal se refiere, son obligatorias.

Sin embargo, para el deportista de media y/o larga distancia, la sal puede ser un aliado interesante a aportar a nuestra dieta alimenticia diaria.

Y  la explicación es simple, nosotros los deportistas de resistencia, tenemos una pérdida de sales mayor a través del sudor, con lo que añadir sal en las comidas de forma razonable hace que recuperemos parte de esos electrolitos.

Cierto es que el ser humano puede vivir perfectamente sin sal, que con los minerales que tienen los alimentos es suficiente.

Si bien es cierto que, para los deportistas eso se puede quedar algo corto.

Nuestra pérdida de sales es superior a la de una persona sedentaria, y una falta de electrolitos facilitaría la presencia de los temidos calambres y deficiencia en la contracción muscular, de ahí que la inclusión de la sal en la dieta diaria del deportista sea hasta recomendable en la mayoría de los casos.

No obstante, debemos tener especial cuidado cuando hablamos del consumo de sal en lo que a las personas sedentarias se refiere, y especialmente en lo que a las cantidades a ingerir.

La Asociación Americana del Corazón (Estados Unidos) afirma que hoy en día los platos se preparan con mucha sal, cuando todas las personas deberían consumir un máximo de 1500 miligramos por día.

Sin embargo, tanto los adultos como los niños suelen ingerir más de 3400 miligramos diarios.

Los investigadores recalcan que consumir menos sodio puede prevenir en gran medida la hipertensión arterial, una condición que predispone fuertemente a los individuos a desarrollar enfermedades cardiovasculares. De hecho, un alto consumo de sodio se asocia a una alta tasa de mortalidad.

Como es lógico, las personas con hipertensión no deben suplementar su dieta con sal mientras sus parámetros no se hayan normalizado, y únicamente tras el consentimiento de su médico.

2dbfb3b06a22dca825e5e1dcdfcaf7f900dd0e7d8df6ee1741

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *