La rodilla de los Ciclistas

En mi etapa como Quiromasajista, la rodilla era la principal fuente de consultas a las que tenía que atender cuando atendía a un ciclista afectado de los primeros dolores de la temporada en lo que a su aparato locomotor se refería.

La práctica del ciclismo es muy beneficiosa para el organismo, a todos los niveles, y especialmente a nivel articular, ya que no tiene los efectos secundarios provocados por las cargas, apoyos, saltos, impactos, agresiones, etc. inherentes a otros deportes como el fútbol, baloncesto, artes marciales, atletismo y similares.

Por todo ello, incluso se aconseja la práctica del pedaleo en numerosos tratamientos rehabilitadores articulares, especialmente de rodilla, ya que es un ejercicio libre de impactos, muy limpio en su ejecución, y nada dañino para elementos articulares tales como meniscos, cartílagos, ligamentos, etc.

Precisamente la rodilla es la articulación protagonista en el mundo del ciclismo.

Aún así, no es difícil encontrar usuarios regulares de la bicicleta, que padecen, o han padecido algún tipo de patología articular en la articulación de la rodilla.

Generalmente, los inconvenientes ocasionados por problemas de rodilla, vienen derivados por elementos externos ajenos a la propia articulación. Es decir, no es un problema de diseño articular el que generalmente provoque molestias o problemas mayores, sino alguno de los siguientes elementos:

– Salir a entrenar con temperaturas por debajo de lo saludable. Hemos de tener en cuenta que en la zona articular de la rodilla, los elementos que la componen están muy expuestos a las variaciones extremas de temperaturas gélidas, al contar con muy pocos milímetros de espesor entre la piel y los integrantes articulares. No es igual que una cadera, por ejemplo, que está mucho más protegida por capas musculares. Además, el grado de humedad, la incidencia del viento y la propia velocidad del desplazamiento del deportista, hacen que la influencia de la temperatura ambiental, sea aún mayor.

– Acumulación de entrenamientos intensos y/o competiciones. El nivel de stress articular al que sometemos nuestras rodillas, en ocasiones impide respetar los tiempos de recuperación y descanso necesarios para liberarlas de tensión.

– La reiteración en el gesto. Efectuar millones de pedaladas durante una temporada de igual forma y manera, pueden propiciar el inicio de una tendinitis. Debemos tener en cuenta, que un ciclista que haga por ejemplo 10.000kms/temporada, habrá efectuado más de 1 millón y medio de pedaladas.

– Abuso de fuertes desarrollos. Los deportistas más propensos a tener lesiones articulares de rodilla en la práctica del ciclismo, son aquellos que gustan de emplear desarrollos muy exigentes.

– Cambios en el calzado deportivo. Basta un simple cambio de zapatillas inadecuado, para provocar en pocos días un proceso de patología tendinosa. Es muy común, relacionar un problema articular de rodilla con un reciente cambio del calzado del deportista. Cambio que haya fomentado una variación, aunque sea milimétrica en la alineación del eje del pedaleo, o que haya alterado mínimamente el gesto del pedaleo del deportista.

– Utilizar diferentes tipos de bicicleta. De igual modo que en el caso anterior, personas que habitualmente cambian de montura y alternan la práctica del ciclismo en carretera con el mountain bike, el triatlón, duatlón, etc. son un factor de riesgo muy evidente.

Las lesiones de rodilla pueden ser varias y muy dispares en cuanto a patología, recuperación y tratamiento. Por ello, vamos a tratar de centrarnos en la más común en el ciclista que viene a ser en una gran mayoría de los casos la Tendinitis Rotuliana.

La Tendinitis Rotuliana

Como acabamos de indicar, es la lesión más común del ciclista.

Veamos, en primer lugar, cómo define Wikipedia el Tendón Rotuliano:

“El tendón rotuliano, también llamado tendón patelar, ligamento rotuliano, ligamento patelar o ligamentum patellae, es la continuación del tendón del cuádriceps femoral por debajo de la rótula. Se inserta por un lado en la rótula y por otro en la tibia, concretamente en la tuberosidad tibial, por lo tanto tiene la particularidad de que une dos estructuras óseas. Es un cordón fibroso de unos 6 mm de espesor, 30 mm de ancho y 43 mm de largo.
El tendón rotuliano junto con el tendón del cuádriceps participan en el movimiento de la rodilla y hacen posible la extensión de la pierna cuando se contrae el músculo cuádriceps”.

Puede afectarse a nivel de inserción en la rótula, o propiamente el cuerpo tendinoso de la articulación. Ambas afecciones son muy dolorosas. Cursan con dolores intensos y puntuales, además de con inflamación local.

Hemos de tener en cuenta que el tendón rotuliano es un elemento extra-articular, lo que facilita en buena medida la aplicación de numerosos tratamientos manuales y terapéuticos que faciliten su recuperación.

Tratamientos más habituales:

– El reposo suele estar siempre indicado, ya que como hemos comentado con anterioridad, la tensión a la que se ve sometida la articulación, y por ende, éste elemento de unión, no son buenas rehabilitadoras.

– Aplicación de hielo (crioterapia) en los primeros días de tratamiento.

– Sujetar con vendaje elástico la articulación.

– Masaje transverso-profundo Ciryax cada 2 días.

– Masaje de descarga muscular, provocando reducir la tensión que el cuádriceps esté ocasionándole al tendón.

– Antiinflamatorios orales.

– Ultrasonidos.

Es necesario, insisto, identificar claramente cuál ha sido el causante de la citada patología, para evitar volver a recaer.

Me estoy refiriendo a entrenamientos inadecuados, sobrecargas, desarrollos, material deportivo, condiciones climáticas, etc.

3 Respuestas a La rodilla de los Ciclistas

  1. José Garrido dijo:

    Me parecen excelentes estos artículos.

    Denotan que has sido parte de este deporte por años y tus comentarios son muy acertados.

    También soy quiromasajista y trabajo en un equipo de ciclismo.

    Agradecido de tus artículos!

  2. Pingback: louis vuitton outlet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *