Practica el Mindfulness

Siéntate. Cierra los ojos. Concéntrate en la respiración. Intenta contar cada una de las inspiraciones y expiraciones sin distraerte. Parece fácil. ¿Hasta qué número has llegado a contar?

 

En la mayoría de casos el número de respiraciones que podemos llegar a contar sin distraernos es muy pobre. Este hecho no hace más que constatar que nuestra atención se desvía de forma involuntaria hacia otro objetivo que no es el nuestro, de forma constante.

La técnica que os vengo a presentar hoy trata de mejorar esto, la concentración, la atención plena en aquella actividad que estamos realizando. Hoy os hablaré del Mindfulness.

Empecemos por el principio, ¿qué significa Mindfulness?:

Este vocablo inglés, de difícil traducción al español expresa la capacidad de concentrarse en el presente, obviando, aunque observando, los pensamientos que circulan a su libre albedrío por la mente, y cuyo ‘ir y venir’ es imposible detener. En definitiva el término mindfulness hace referencia a la Atención Plena.

Numerosos deportistas de élite, entre ellos Michael Jordan o Lance Armstrong, han utilizado esta técnica en sus carreras deportivas, y es que la concentración es uno de los pilares fundamentales sobre los que se apoya el buen rendimiento mental, y por tanto físico, en el deporte.

Practicar la Atención Plena durante el ejercicio nos llevará a tomar conciencia de todo lo que concierne al ejercicio de forma objetiva.

De esta manera podremos eliminar todos aquellos juicios de valor que de ser formulados de forma negativa, perturban el rendimiento. También lograremos un gran aumento en el nivel de concentración.

Tras esta breve introducción, me gustaría explicaros como practicar la técnica. En primer lugar decir que el mindfulness se aproxima mucho a los ejercicios de meditación realizados por los monjes budistas en sus monasterios. Dado que nosotros vivimos en un mundo muy diferente al de ellos, con obligaciones y rutinas diarias mucho más complejas que sólo vivir para meditar, la técnica se debe adaptar a nuestro espacio vital. No obstante, con la práctica diaria, por pequeña que esta sea, ya obtendremos beneficios.

Existen diversas técnicas que permiten practicar el Mindfulness en menos tiempo. Como bien explica Andy Puddicombe en su libro Atención Plena, pueden bastar 10 minutos al día para marcar una gran diferencia.

La práctica sería la siguiente:

  1. Realizamos 5 inspiraciones y expiraciones de forma lenta, para relajarnos.
  2. Cerramos los ojos.
  3. Tomamos conciencia de nuestro cuerpo, realizando un primer escaneado, desde la cabeza a los pies, observándonos. Normalmente los puntos tensos serán aquellos que más concentren nuestra atención.
  4. Realizamos un segundo escaneado de nuestro cuerpo mucho más profundo, y deteniéndonos más en cada parte del cuerpo. Intentamos destensar las zonas tensas.

(Esta parte de conciencia corporal es muy importante a la hora de meditar puesto que nos permite relacionarnos con nuestro cuerpo de una forma beneficiosa y tomar conciencia de él)

  1. Centramos nuestra atención en la respiración y contamos cada expiración e inspiración, llegando hasta 10 (tener en cuenta que cada grupo de dos, inspiración y expiración, es 1). Es probable que nos hayamos distraído antes de acabar el ejercicio, en ese caso solo debemos volver a empezar desde  cero, o desde el último número que recordemos. En el momento en que nos damos cuenta de que nos hemos distraído, ya volvemos a estar concentrados en nuestro objetivo.
  2. Por último, dejar unos 20 segundos en los que nuestra mente vague libremente antes de abrir los ojos de nuevo.

El objetivo del ejercicio diario es llegar a practicar Mindfunless en las actividades cotidianas de manera que disfrutemos más de ellas.

Es importante recalcar que meditar no significa tener la mente en blanco, significa ser consciente de los pensamientos, dejando que fluyan sin que interrumpan nuestra atención, sin que nos perturben. Es imposible dejar la mente en blanco.

De una forma muy gráfica, nuestra misión no es aporrear a los gusanos que salen de sus agujeros como en la famosa máquina recreativa, sino más bien observarlos, y ser conscientes de ellos, pero sin intentar eliminarlos cuando aparecen.

Joan Sanchís Zaragoza

Una Respuesta a Practica el Mindfulness

  1. Pingback: cheap louis vuitton bags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *