La técnica en la ejecución del ejercicio en el ámbito deportivo

En primer lugar considero importante definir el concepto de técnica en lo que a la práctica deportiva se refiere.

La concepción de la técnica como conjunto de procedimientos y recursos de que se sirve una actividad y que tienden con su aplicación a perfeccionar el objeto de tal actividad, puede considerarse como la base sobre la que determinar una aproximación inicial a la técnica en los deportes.

Pues en estas actividades, por ser el hombre con su participación motriz en ellas al mismo tiempo sujeto y objeto del hecho, les confieren un rango diferenciador respecto a otras actividades técnicas humanas, en las que el conjunto de sus capacidades no se ven tan implicadas ni evaluadas de forma inmediata como lo son en el deporte.

Esta definición, evidencia la necesidad de una aproximación conceptual más concreta y como suele ocurrir, existen muchas definiciones de un mismo término.

En esta línea Ozolín (1970) define la técnica como el “modo más racional y efectivo posible de realización de ejercicios”.

Es decir que cada ejercicio, cada movimiento, tiene su técnica que transforma a una práctica en efectiva y racional, en el momento de su ejecución.

Grosser (1982) define la técnica deportiva como “el modelo ideal de un movimiento relativo a la disciplina deportiva”.

Induce a la transformación de un movimiento natural, espontáneo, en un determinado modelo preestablecido, creado gracias a estudios pertinentes bajo la incidencia de varias ciencias, que de ésta forma garantizan una fiabilidad como modelo válido ideal, por tanto muy difícilmente alcanzable.

Implica la práctica continuada de ciertos movimientos para lograr alcanzar una ejecución semejante al modelo ideal, al cuál se tiende.

Para los deportes colectivos, Mechling (1983) define la técnica como “aquellos movimientos o partes de movimiento que permiten realizar acciones de ataque y defensa en base a una determinada intención de juego, y con una calidad de ejecución más o menos buena”. (Buena que se asemeja a un modelo ideal).

De estas definiciones se desprende que el deportista para rendir en su deporte (sea cual sea), debe disponer de un conjunto de movimientos aprendidos, siguiendo modelos ideales, resultado de diferentes investigaciones concretas, que le permitirán realizar acciones precisas al objeto de perfeccionarse en su propia práctica motriz.

Cuando el deportista dispone de tal o cuál movimiento dentro de su repertorio motor, se dice que dispone de la habilidad tal o cuál, por eso, al conjunto de movimientos de las distintas especialidades deportivas, se les llama habilidades técnicas deportivas.

Como consecuencia de ello, un deportista dispondrá de buena habilidad técnica cuanto mejor ajuste su movimiento al modelo ideal, así como cuanto más lo pueda controlar para sacar de él su máximo rendimiento en la práctica real.

La aptitud de un sujeto para adquirir estas habilidades, se entiende como “capacidad”.

¿CÓMO SE ESTABLECE EL “MODELO IDEAL” DE TÉCNICA?

Por medio de investigaciones de varias ciencias, que concurren en el estudio de un determinado movimiento que ha de ser realizado por el deportista, llegamos a cómo puede establecerse este “modelo ideal” de realizar un ejercicio.

Este modelo ideal de ejecución de la técnica, es cambiante, y lo ideal ahora, no lo será tanto dentro de cierto tiempo, por tanto se cree que no existe “un modelo” ideal para cada ejercicio, pero sí el “modelo ideal” para tal individuo, que dependerá de lo que sea capaz de hacer en las condiciones reales de competición.

No estamos por tanto de acuerdo con denominar “estilo” a la interpretación personal que un deportista hace de un determinado modelo de técnica, sino que eso que él hace, es un modelo personal adquirido por la práctica. A caso ¿alguien puede decir que el modelo ideal de técnica a los 15 años deba ser el mismo que a los 25 años en el mismo deportista, cuando han cambiado sus dimensiones,  peso, fuerza, concepto del movimiento, contenidos, tácticas.

El modelo ideal es transitorio, por lo que es más importante crear un modelo propio, que se ajuste al reglamento y permita obtener el máximo rendimiento con su ejecución durante la competición en cada etapa de la vida deportiva.

EL SIGNIFICADO DE LA TÉCNICA EN LOS DISTINTOS DEPORTES.

No en todos los deportes el concepto de técnica tiene el mismo significado, lo que obliga a realizar un análisis de cada especialidad para determinar significados diferenciadores:

Verchosankij (1985) desarrolla significados diferenciadores de la técnica aún dentro de un mismo deporte, el atletismo. En las especialidades de fuerza explosiva la técnica, dice “debe garantizar la capacidad del atleta de producir un impulso fuertemente concentrado de fuerza en la fase decisiva de la acción”.

Para las especialidades atléticas de resistencia “la técnica es eficacia en la economía del gesto” y como puede verse, es un significado bien alejado del anterior pero que satisface las necesidades de éstas especialidades.

Ello nos obliga a utilizar distintas valoraciones, pues en este grupo de pruebas el factor temporal y kinesiológico es ahora más importante que el dinámico, para llegar a comprender correctamente esa habilidad. Por lo tanto, se tendrán que enseñar de modo distinto sus técnicas.

En los deportes de adversario Gulinelli (1986) valora la técnica como posibilidad ” de solucionar las condiciones de competición variables. Está en relación directa con la eficacia de acción en las condiciones variables de competición”.

Y por su parte, Djatschkov (1977), la técnica “debe desarrollar al máximo los trabajos precisos en condiciones de fuerza y velocidad”.

Y por último, el concepto técnico en los deportes artísticos: Gulinelli (1986) dice que para estos deportes la “técnica tiene como objetivo aumentar la precisión y la expresividad del movimiento”, que como puede apreciarse requiere, para la ejecución con esos objetivos, una correcta valoración estética externa y una valoración informativa junto con aspectos psicológicos de valoración interna.

Para finalizar, como podemos ver, es necesario comprender los significados de la técnica antes de realizar cualquier ejercicio tanto para el deportista, como para el entrenador, para de esta forma diseñar con mayor eficiencia y eficacia cualquier entrenamiento deportivo.

SergioAlvarezFitness

@Sergiolvarez3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *