El Hombre del Mazo. Las “Pájaras”

Si un deporte tiene asociada una palabra intrínsecamente a su actividad, el término “pájara” es inherente a la especialidad del ciclismo.

Todo aquel practicante del ciclismo que se precie, ha de haber visto en al menos una ocasión, al “Hombre del Mazo”.

Es característico de este deporte, porque se trata de una disciplina que reúne todas las condiciones necesarias para que se facilite un claro desfallecimiento en alguna ocasión, durante la vida deportiva del ciclista:

– Deporte de un elevado gasto energético

– Pruebas, en ocasiones, de una duración superior a las 5 – 6 horas

– Dificultad para hidratarse y/o nutrirse adecuadamente debido a la orografía, ataques de rivales, condiciones climatológicas adversas, etc.

– El ciclista inexperto es presa fácil de esta situación

Definición: Podríamos definir el término Pájara, como la situación física puntual del deportista, en la que se ve envuelto durante el transcurso de la competición o entrenamiento, en un pronunciado descenso de sus capacidades físicas y psíquicas, propiciados por el esfuerzo continuado y una deficitaria hidratación y/o alimentación.

El ciclista inmerso en una pájara, además de verse limitado en su condición física y ver cómo no puede seguir a sus compañeros, siente a su vez, un desfallecimiento psicológico y emocional. Ciertamente, se sume en una sensación de “soledad” absoluta, apatía, desgana, pasividad. El Cerebro necesita energía, y si no la obtiene, provoca mareos, desorientación, vértigos…

La pájara se produce por una mala gestión, por parte del ciclista, tanto de su hidratación como de su alimentación.

El organismo almacena el Glucógeno a lo largo de su sistema muscular y en el hígado. Estas reservas energéticas han de reponerse conforme se van extinguiendo por el esfuerzo. De no ser así, un gasto energético sostenido, y una falta de ingesta energética apropiada, ocasionará tarde o temprano un brutal desfallecimiento, muy fácil de evitar, y muy difícil de reconducir.

El mejor remedio para evitar la aparición del Hombre del Mazo es la “prevención”. Efectivamente, los casos de pájaras, generalmente, son ocasionados por:

– Descuidos: el deportista olvida alimentarse regularmente durante el entrenamiento o competición. Inmerso en otros asuntos paralelos como puede ser la estrategia de la prueba, el recorrido del entrenamiento, la charla con el compañero, etc. olvida nutrirse convenientemente.

– Orografía: generalmente durante la competición. Estando previsto tras revisar el libro de ruta de la etapa, dónde sería más conveniente nutrirse durante la prueba; en ocasiones es imposible efectuarlo en el citado punto porque se ha producido un ataque, o un inoportuno pinchazo nos ha impedido comer en ese tramo, y a continuación se inicia el ascenso a un puerto, o el descenso de uno muy técnico y delicado que retrasa mucho la siguiente ingesta calórica.

– Estado de forma: cuando no estamos bien preparados físicamente, el gasto energético es mucho mayor que cuando nos encontramos en forma, y es muy probable que la ingesta energética haya que incrementarla proporcionalmente, cosa que no suele tenerse en cuenta.

¿Qué hacer si somos presa de una pájara?

Ante todo, ser fuerte psicológicamente, y para ello nada mejor que saber en todo momento qué está pasando, por qué está pasando y cuáles son sus consecuencias. Tras lo citado con anterioridad, sabemos que se produce por un déficit calórico, así que el tratamiento ha de ir encaminado a revertir esa situación.

El problema más importante al que nos vemos sometidos en este proceso de recarga energética que necesitamos hacer del organismo, es que la actividad física continúa, con lo que el cuerpo sigue precisando glucógeno para proseguir con la actividad.

La solución más efectiva es mantener un ritmo sostenido de actividad física (seguir pedaleando en este caso) y comenzar cuanto antes mejor, con la ingesta inicial de carbohidratos de absorción rápida, tales como: glucosas, azúcares, pastelillos, barras energéticas, bebidas energéticas carbohidratadas y/o isotónicas, para tratar de obtener un rápido efecto euforizante, tan necesario a nivel físico como mental.

A continuación deberíamos seguir aportando en pequeñas dosis, carbohidratos de cadena media que nos estabilicen un poco los niveles de azúcar en sangre y evitar que el cuerpo se defienda de ese “subidón” de azúcar, generando picos de insulina. También las grasas nos ayudan en este sentido, tomando frutos secos y similares.

Existe una máxima a propósito de comer en carrera o en entrenamientos exigentes:

“Aliméntate regularmente durante la actividad física, porque una cosa está
muy clara: si durante la prueba o entrenamiento llegas a sentir hambre…
ya es demasiado tarde”

*** *** ***

Bike and Breakfast es absolutamente gratuita y su soporte es únicamente a través de vuestras aportaciones. Si consideras que te es útil puedes ayudarnos a mejorar contenidos y colaboradores con una pequeña aportación.




Te esperamos con nuevos artículos…
Jose Manuel Movellán.

*** *** ***
Pájaras comentadas por los lectores

1

Por Anónimo: Pájara de Alberto Contador en etapa París-Niza 2009

Contador: ” Hasta el km 65 no se hizo la fuga y ha habido un gran descontrol que me ha hecho trabajar desde la salida. Ahí ya me he castigado, y además, como la carrera ha ido siempre muy rápida, he descuidado un poco la alimentación y más la bebida. A 40 km de meta me he quedado solo y aunque estaba respondiendo bien a todos los ataques, a falta de 15 km se me ha vaciado el cuerpo completamente. Me he quedado sin fuerzas. A partir de ese momento el objetivo era sólo llegar a meta. No hay que darle más vueltas”

Pájara Alberto Contador París-Niza 2009

2

Pájara de Julián Gorospe en Vuelta a España 1983 Etapa 17 en Serranillos. Hinault intratable.

Hinault se marcha junto a Marino Lejarreta y Vicente Belda. El líder Julián Gorospe, llegó tras su pájara a 20 minutos. Grande Bernard Hinault.

http://youtu.be/sQVcl48Q0Jk

3

Por usuario de Twitter (@efepuntocruz):Floyd Landis en el Tour de 2006 que acaba llevándose Oscar Pereiro.

4

Miguel Indurain Tour 1996. Ese Tour le ganó Bjarne Riis, que años después reconoció haberse dopado con EPO: “Mi camiseta amarilla está en el garaje de mi casa y pueden tenerla cuando quieran. No tiene ningún valor, lo que tiene valor para mí son los recuerdos”

5

Pedro Delgado en el Tour de Francia de 1983. Con sólo 23 años. Pajarón en la etapa de Morzine. Cedió 25´. Laurent Fignon se llevó ese Tour.

http://youtu.be/IAStJJStz-g

6

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro) y (@estebanmeat8) Joseba Beloki:Vueleta a España 2011. Tras dar muestras de debilidad un día antes en La Molina, sus lágrimas encima de la bicicleta mientras era llevado por sus compañeros forman parte de los momentos más intensos de la reciente historia de la Vuelta Ciclista a España.

7

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro): Giro de Italia 1993, Bugno en la Marmolada. Ese Giro se le llevaría finalmente Miguel Indurain.

http://youtu.be/cveCnmNU30w

8

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro): Miguel Indurain en el Válico de Santa Cristina, puerto de 2ª Categoría en el Giro. Pantani gana esa etapa…

9

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro): Ullrich en el Tour de Francia de 1998, atacado por Pantani en Les Deux Alpes

http://youtu.be/oIIxJCEPfco

Es característico de este deporte, porque se trata de una disciplina que reúne todas las condiciones necesarias para que se facilite un claro desfallecimiento en alguna ocasión, durante la vida deportiva del ciclista:

– Deporte de un elevado gasto energético

– Pruebas, en ocasiones, de una duración superior a las 5 – 6 horas

– Dificultad para hidratarse y/o nutrirse adecuadamente debido a la orografía, ataques de rivales, condiciones climatológicas adversas, etc.

– El ciclista inexperto es presa fácil de esta situación

Definición: Podríamos definir el término Pájara, como la situación física puntual del deportista, en la que se ve envuelto durante el transcurso de la competición o entrenamiento, en un pronunciado descenso de sus capacidades físicas y psíquicas, propiciados por el esfuerzo continuado y una deficitaria hidratación y/o alimentación.

El ciclista inmerso en una pájara, además de verse limitado en su condición física y ver cómo no puede seguir a sus compañeros, siente a su vez, un desfallecimiento psicológico y emocional. Ciertamente, se sume en una sensación de “soledad” absoluta, apatía, desgana, pasividad. El Cerebro necesita energía, y si no la obtiene, provoca mareos, desorientación, vértigos…

La pájara se produce por una mala gestión, por parte del ciclista, tanto de su hidratación como de su alimentación.

El organismo almacena el Glucógeno a lo largo de su sistema muscular y en el hígado. Estas reservas energéticas han de reponerse conforme se van extinguiendo por el esfuerzo. De no ser así, un gasto energético sostenido, y una falta de ingesta energética apropiada, ocasionará tarde o temprano un brutal desfallecimiento, muy fácil de evitar, y muy difícil de reconducir.

El mejor remedio para evitar la aparición del Hombre del Mazo es la “prevención”. Efectivamente, los casos de pájaras, generalmente, son ocasionados por:

– Descuidos: el deportista olvida alimentarse regularmente durante el entrenamiento o competición. Inmerso en otros asuntos paralelos como puede ser la estrategia de la prueba, el recorrido del entrenamiento, la charla con el compañero, etc. olvida nutrirse convenientemente.

– Orografía: generalmente durante la competición. Estando previsto tras revisar el libro de ruta de la etapa, dónde sería más conveniente nutrirse durante la prueba; en ocasiones es imposible efectuarlo en el citado punto porque se ha producido un ataque, o un inoportuno pinchazo nos ha impedido comer en ese tramo, y a continuación se inicia el ascenso a un puerto, o el descenso de uno muy técnico y delicado que retrasa mucho la siguiente ingesta calórica.

– Estado de forma: cuando no estamos bien preparados físicamente, el gasto energético es mucho mayor que cuando nos encontramos en forma, y es muy probable que la ingesta energética haya que incrementarla proporcionalmente, cosa que no suele tenerse en cuenta.

¿Qué hacer si somos presa de una pájara?

Ante todo, ser fuerte psicológicamente, y para ello nada mejor que saber en todo momento qué está pasando, por qué está pasando y cuáles son sus consecuencias. Tras lo citado con anterioridad, sabemos que se produce por un déficit calórico, así que el tratamiento ha de ir encaminado a revertir esa situación.

El problema más importante al que nos vemos sometidos en este proceso de recarga energética que necesitamos hacer del organismo, es que la actividad física continúa, con lo que el cuerpo sigue precisando glucógeno para proseguir con la actividad.

La solución más efectiva es mantener un ritmo sostenido de actividad física (seguir pedaleando en este caso) y comenzar cuanto antes mejor, con la ingesta inicial de carbohidratos de absorción rápida, tales como: glucosas, azúcares, pastelillos, barras energéticas, bebidas energéticas carbohidratadas y/o isotónicas, para tratar de obtener un rápido efecto euforizante, tan necesario a nivel físico como mental.

A continuación deberíamos seguir aportando en pequeñas dosis, carbohidratos de cadena media que nos estabilicen un poco los niveles de azúcar en sangre y evitar que el cuerpo se defienda de ese “subidón” de azúcar, generando picos de insulina. También las grasas nos ayudan en este sentido, tomando frutos secos y similares.

Existe una máxima a propósito de comer en carrera o en entrenamientos exigentes:

“Aliméntate regularmente durante la actividad física, porque una cosa está
muy clara: si durante la prueba o entrenamiento llegas a sentir hambre…
ya es demasiado tarde”

*** *** ***

Me gustaría que participarais actívamente en este artículo y nos hicierais llegar las pájaras más importantes en la historia del ciclismo.

Dejad en “Comentarios”, aquella pájara que quieras que mencione por su importancia en una gran prueba, o por las consecuencias en minutos que le supuso al ciclista, o porque tú consideras que merece ser expuesta en este artículo.

*** *** ***
Pájaras comentadas por vosotros

1

Por Anónimo: Pájara de Alberto Contador en etapa París-Niza 2009

Contador: ” Hasta el km 65 no se hizo la fuga y ha habido un gran descontrol que me ha hecho trabajar desde la salida. Ahí ya me he castigado, y además, como la carrera ha ido siempre muy rápida, he descuidado un poco la alimentación y más la bebida. A 40 km de meta me he quedado solo y aunque estaba respondiendo bien a todos los ataques, a falta de 15 km se me ha vaciado el cuerpo completamente. Me he quedado sin fuerzas. A partir de ese momento el objetivo era sólo llegar a meta. No hay que darle más vueltas”

Pájara Alberto Contador París-Niza 2009

2

Pájara de Julián Gorospe en Vuelta a España 1983 Etapa 17 en Serranillos. Hinault intratable.

Hinault se marcha junto a Marino Lejarreta y Vicente Belda. El líder Julián Gorospe, llegó tras su pájara a 20 minutos. Grande Bernard Hinault.

http://youtu.be/sQVcl48Q0Jk

3

Por usuario de Twitter (@efepuntocruz):Floyd Landis en el Tour de 2006 que acaba llevándose Oscar Pereiro.

4

Miguel Indurain Tour 1996. Ese Tour le ganó Bjarne Riis, que años después reconoció haberse dopado con EPO: “Mi camiseta amarilla está en el garaje de mi casa y pueden tenerla cuando quieran. No tiene ningún valor, lo que tiene valor para mí son los recuerdos”

5

Pedro Delgado en el Tour de Francia de 1983. Con sólo 23 años. Pajarón en la etapa de Morzine. Cedió 25´. Laurent Fignon se llevó ese Tour.

http://youtu.be/IAStJJStz-g

6

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro) y (@estebanmeat8) Joseba Beloki:Vueleta a España 2011. Tras dar muestras de debilidad un día antes en La Molina, sus lágrimas encima de la bicicleta mientras era llevado por sus compañeros forman parte de los momentos más intensos de la reciente historia de la Vuelta Ciclista a España.

7

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro): Giro de Italia 1993, Bugno en la Marmolada. Ese Giro se le llevaría finalmente Miguel Indurain.

http://youtu.be/cveCnmNU30w

8

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro): Miguel Indurain en el Válico de Santa Cristina, puerto de 2ª Categoría en el Giro. Pantani gana esa etapa…

9

Por usuario de Twitter (@muniz_alvaro): Ullrich en el Tour de Francia de 1998, atacado por Pantani en Les Deux Alpes

http://youtu.be/oIIxJCEPfco

2 Respuestas a El Hombre del Mazo. Las “Pájaras”

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Gregory Smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *