Organizar tu entrenamiento, mejora tu rendimiento.

Actualmente la práctica del deporte al aire libre en sus diferentes formas, está creciendo rápidamente; cada vez hay más caminatas, carreras, marchas cicloturistas, carreras de ciclismo diurnas, nocturnas, sobre diferentes terrenos, acróbatas, aficionados de fin de semana, entre otros…

Esto es lógico y razonable ya que son deportes de resistencia individual donde el hombre busca llegar hasta sus propios límites físicos, logrando superación personal y satisfacción, sin necesidad de pertenecer a un equipo, o someterse a un horario de entrenamiento específico.

A veces la meta se traduce simplemente en ganarle a los compañeros del club, la cuadra o el lugar a donde se ejercitan; para otros, el objetivo es bajar el tiempo dedicado a realizar un recorrido, obtener un diploma o reconocimiento, completar un número de kilómetros específico o llegar cada vez más lejos; lo cierto es que todos en el fondo tienen un proyecto personal, y para llevarlo a cabo necesitan de una u otra forma, mejorar su rendimiento.

La mejora del rendimiento se basa, entre otras, en la elaboración de un adecuado plan de entrenamiento, basado en objetivos personales, características propias,  disponibilidad horaria para entrenar y los medios de los que se dispone para lograrlo.

Si no hay un plan, una tarea que cumplir, la probabilidad de fracasar es mucho más elevada, la falta de planificación tiende a inducir al deportista hacia la realización del mismo tipo de entrenamiento, lo cual es aburrido y monótono; además el cuerpo se acostumbra a un mismo estímulo y se deja de ver el progreso.

Los métodos de entrenamiento deben estar basados en la fisiología del ejercicio y apoyados principalmente en la medición del rendimiento  de la forma más precisa y objetiva posible, de modo que el deportista, pueda saber si los entrenamientos realizados están siendo efectivos o no; pudiendo personalizar al máximo la intensidad a la que debe entrenar y conocer qué tipos de entrenamiento son los que más lo hacen mejorar.

Por ejemplo si un ciclista puede constatar que el sufrimiento requerido para llevar a cabo el plan de entrenamiento se ve reflejado en una mejora de su rendimiento, el grado de motivación se elevará, y por consiguiente seguirá entrenando fuertemente y mejorará.

Para el ciclista de hoy, el entrenamiento no debería limitarse simplemente, a “salir a rodar y hacer muchos kilómetros”.

Está comprobado que los deportistas mejoran cuando se le ordena y organiza un poco sus entrenamientos…

Cada persona es única y requerirá un adiestramiento diferente, las fórmulas mágicas o las recetas en ese sentido no funcionan, porque lo que les resulta a unos, puede ser que a otros no les haga el mismo efecto, así que se vuelve muy importante ser sistemático en los ejercicios para poder analizar qué es lo que les va bien y aquello que les va mal, quizá además de sus sensaciones, sea necesario apoyarse en algún método de control del entrenamiento que verifique si los cambios que se perciben, efectivamente se están traduciendo en unos mejores números.

Un excelente instrumento para cumplir con este requisito indispensable sería utilizar test de rendimiento. Inclusive contratar un entrenador podría ser muy útil.

No es bueno olvidar que se debe entrenar con moderación y descansar, que la constancia es parte de la clave del éxito y que es vital “escuchar el cuerpo”

Muchas otras formas de mejorar el rendimiento se basan en la nutrición, ayudas ergogénicas, biomecánica, psicología deportiva y métodos de recuperación.

Cabe destacar, que el rendimiento depende de muchos factores: no solamente hay que estar muy bien entrenado físicamente, sino que hay que saber qué se debe comer para retrasar la fatiga, cómo adquirir una posición determinada para no lesionarse, qué hacer para recuperarse mejor de los entrenamientos o cómo relajarse en las horas previas a la competición.

Nadymar Ray Sayegh

@NutriNady

https://www.facebook.com/pages/Nutrinady/455960614441471

Nutricionista. Especialista en Control de Calidad de Alimentos, Fisiología del Ejercicio y Lactancia Materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *