El uso de la proteína en la formación del músculo

Las proteínas de los alimentos son los principales precursores de todos los músculos del organismo.

La eficacia con que pueden utilizarse las proteínas de la dieta para mantener estos tejidos depende de muchos factores; especialmente es necesario que  estén presentes los 20 aminoácidos esenciales.

Si la disponibilidad de uno de ellos es baja, la velocidad de formación del músculo, disminuye, con el consiguiente deterioro de su función.

Once de los aminoácidos esenciales, no pueden formarse a partir de otros nutrientes,  por ello son aportados por el hígado.

Los nueve restantes deben obtenerse de la dieta y son la histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.

Estudios realizados demuestran que la supresión de uno de estos aminoácidos esenciales tuvo efectos nocivos a la salud, que incluyeron pérdida de apetito y otras manifestaciones psicológicas.

Los músculos contienen aminoácidos diferentes, que están presentes en varias concentraciones; y además  se utilizan a velocidades distintas.

Existe un estándar de composición de aminoácidos que debe aportar  la dieta, para optimizar el uso de nitrógeno en la reparación y el crecimiento de los músculos. Al contrario de lo que se cree popularmente; en ese estándar, ninguno de los aminoácidos se encuentra en gran exceso o deficiencia con respecto a su demanda.

Si un aminoácido esencial está disponible en cantidades insuficientes en relación con los demás, la formación de músculos seguirá sólo hasta que éste se agote, y los demás aminoácidos se utilizarán como combustibles. Para remediar esta deficiencia será necesario proporcionar una mayor cantidad de proteínas de la dieta, a fin de reponer el aminoácido faltante y los  utilizados como combustibles.

De forma semejante, las necesidades de aminoácidos esenciales dependen de la cantidad total de calorías ingeridas.

Si se come poco, será necesario quemar una mayor cantidad de aminoácidos esenciales, como fuente de energía, quedando cada vez menos disponibles para la formación de músculos;  mientras que si se come lo suficiente, serán más los aminoácidos que podrán permanecer intactos para su utilización.

La historia dietética previa de cada individuo es capaz de modificar estos fenómenos a corto plazo debido a las adaptaciones enzimáticas existentes; así como, las diferencias hereditarias explican algunas variaciones individuales en la transformación de las proteínas.

Proteína Herbalife (pidela ahora mismo)

Pide tu proteína a herbalife@bikeandbreakfast.es

La forma de preparar los alimentos y el origen de las proteínas,  influyen en la capacidad de las hidrolasas digestivas para convertirse en aminoácidos absorbibles; así, de las dietas ricas en fibra escapa una mayor cantidad de nitrógeno; mientras que en los alimentos expuestos a temperaturas elevadas se producen modificaciones y reacciones de combinación con carbohidratos no convenientes. Por el contrario, las semillas deben calentarse para que puedan adquirir todo su valor como fuente de proteínas; esto es especialmente válido para las leguminosas (granos), en particular el frijol, el chicharro y la soya.

Nadymar Ray Sayegh

@NutriNady

https://www.facebook.com/pages/Nutrinady/455960614441471

Nutricionista. Especialista en Control de Calidad de Alimentos, Fisiología del Ejercicio y Lactancia Materna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *