El sueño y su influencia en el ciclista

Vamos a tratar de analizar cómo afecta el sueño a nuestro deporte.
Veamos qué se entiende por “sueño”: (Wikipedia)


El sueño es un estado de reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia -cuando el ser está despierto-, el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración) y por una respuesta menor ante estímulos externos.

En ocasiones hablamos del sueño, refiriéndonos exclusivamente al número de horas que hemos dormido la noche anterior, o mencionando las horas aproximadas que solemos dormir. Pero casi nadie valora la “calidad” de ese sueño. Deberíamos tener presente que tanto la cantidad como la calidad de las horas que empleamos en dormir son importantes.
No debemos olvidar que durante el sueño, nuestro cuerpo, a nivel físico, descansa, recupera, el corazón reduce pulsaciones, se beneficia de la hormona de crecimiento y de la melatonina, y a
nivel psicológico, organiza toda la información (entrenamiento, sensaciones, aprendizajes, pautas, criterios, causas-efecto…) que ha ido recibiendo durante la vigilia .
Todos estos procesos influyen directamente sobre nuestro rendimiento deportivo, y no podemos ser ajenos a ello.

El sueño es fundamental para el deportista por, entre otras cosas:

– El cerebro asimila conceptos, argumentos, aprendizajes, experiencias, etc ocurridas durante su vigilia, tanto a nivel personal como deportivo durante el entrenamiento y/o competición.
– El Aparato Circulatorio encabezado por el corazón, efectúa un menor trabajo y se reduce la presión arterial.
– Refuerza nuestras defensas ante las enfermedades, ya que nuestro sistema inmunitario incrementa sus prestaciones.
– El Aparato Respiratorio ralentiza el ritmo de nuestra respiración, la vuelve más lenta y profunda. La oxigenación se maximiza y nuestras células se preparan para el próximo ciclo de trabajo.
– El metabolismo basal alcanza sus índices más bajos, reduciendo el gasto calórico.

– Logramos descargar, en gran parte, toda la tensión muscular sostenida durante la vigilia.

Si no proporcionamos a nuestro organismo un correcto descanso, mediante un sueño reparador, seremos propensos a padecer lesiones y/o enfermedades, en mayor medida que los sujetos que tengan sueños completos en duración y calidad.

Cuando trasnochamos, madrugamos en exceso, acortamos nuestro ciclo de sueño, etc. hemos de ser conscientes de que estamos alterando negativamente la secreción de hormonas que se producen durante el sueño y que son fundamentales para nuestro correcto descanso y recuperación. También estaremos afectando a nuestros sistemas circulatorios y respiratorios, interrumpiendo su más que necesario proceso de “reseteo”.

Según indica Eduard Estivill: (licenciado en medicina y autor de varias publicaciones sobre el sueño)

“La falta de horarios estrictos de sueño, el consumo de sustancias inadecuadas y la presión psicológica, son los hábitos principales que repercuten en el rendimiento de los deportistas de élite”

Según Estivill, más del 30 por ciento de los deportistas, lo padece o lo ha padecido en más de una ocasión durante su trayectoria deportiva.

Cómo podemos conciliar el sueño con más facilidad:

– Los deportistas que tienen problemas para conciliar el sueño, deberían atender varias indicaciones que seguir como “protocolo” preparatorio, una especie de “ritual”, que prepare la mente para entrar en la fase de sueño. Cada uno ha de buscar qué circunstancias favorecen esta preparación.

– Los medicamentos afectan negativamente, en la mayoría de los casos.

– El alcohol es, también enemigo del sueño.

– Evitar acostarse con elementos electrónicos (portátiles, e-books, pda´s, etc).

– Marcarse una hora de referencia para acostarse y tratar de afianzarla con el paso de las semanas.

– La habitación ha de mantenerse ajena a ruidos externos agudos. No son especialmente negativos aquellos sonidos constantes procedentes de electrodomésticos tales como refrigeradores, aires acondicionados, ventiladores…

– A la gran mayoría, un baño caliente prepara al organismo al ser hipotensor, para iniciar el sueño con más facilidad.

Qué ocurre cuando no dormimos convenientemente:

– Nos volvemos más irritables, nos cambia el carácter.

– Perdemos en gran medida, nuestra capacidad de concentración y asimilación de conocimientos.

– Se prolonga considerablemente nuestra capacidad de reacción.

– Nuestro organismo ve alteradas negativamente sus prestaciones a nivel de resistencia.

Cuáles son las Fases del sueño:

“No subestimes el poder reparador del sueño… Quizá un día con menos horas de sueño, no sea determinante, pero si habitualmente eres desordenado en lo que a regularidad, duración y cuidado de tu sueño, seguramente pueda explicar el por qué de algunos de tus cambios de carácter, y muy posiblemente esté favoreciendo el hecho de que no puedas explicarte por qué te lesionas tanto, o pillas el primer resfriado de la temporada”.

Una Respuesta a El sueño y su influencia en el ciclista

  1. marcelo martinez dijo:

    muy linda su paginame encanta, que cantidad de informacíon los felicito
    ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *