El Hijo del Viento cumple 50 años. Felicidades

Desde pequeño, siempre sentí una especial admiración por este atleta. Estilista en la zancada, en el braceo, en el salto, técnica pura… Lo tiene todo, pensaba viéndole en los juegos olímpicos y mundiales de los años 80.

(Los Angeles 84)

Frederick Carlton Lewis, el Hijo del Viento, para todos Carl Lewis, nacido el 1 de julio de 1961, en Estados Unidos, en la ciudad de Birmingham.

En su palmarés constan 10 medallas olímpicas de las que 9 fueron oros, y otras 9 medallas en los campeonatos mundiales de los que 8 fueron de oro.

(junto a Greene y Powell)

Se cumple este año su 50 aniversario y sirva este artículo como modesto homenaje a su figura como deportista.

No voy a entrar en la famosa discusión sobre si es o no el mejor atleta de todos los tiempos (yo tengo clarísimo que sí), porque no nos pondríamos de acuerdo nunca. Se trata de una valoración absolutamente subjetiva e injusta, seguramente.

Sus registros personales eran demoledores:

– 100m. en 9.86seg (Atleta excepcional, ya con 20 años detuvo el crono en 10seg.)
– 200m. en 19.75seg
– Salto de longitud 8.87m.

No quiero marearos con cifras, ni demás datos, que para eso tenemos una magnífica Wikipedia, pero sí destacar su larguísima lista de records del mundo.

Era, claramente, un adelantado a su generación.

Fue galardonado en 1996 con el premio Príncipe de Asturias de los deportes, página oficial de la que os transcribo el Acta:

“Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 1996, integrado por S.A.R. Doña Pilar de Borbón, duquesa de Badajoz, D. Vicente Álvarez Areces, D. Richard Carrión, D. José María Casanovas, D. José Ángel Castro Savoie, D. Julián García Candau, D. Juan Manuel Gozalo, D. Luis Infante Bravo, Dª. María del Carmen Izquierdo, D. Pedro Antonio Martín, D. Herminio Menéndez, D. Pedro Muñiz García, D. Santiago Nolla Zayas, D. Matías Prats Luque, D. José Luis Vilaseca i Guasch, presidido por D. Juan Antonio Samaranch y actuando de secretario D. José María García, acuerda por mayoría conceder el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 1996 a Carl Lewis, considerado uno de los mejores atletas de todos los tiempos.

Está en posesión de diez títulos olímpicos, nueve medallas de oro y una de plata, alcanzadas en los cuatro Juegos Olímpicos en los que ha participado, Los Angeles, Seúl, Bacrelona y Atlanta.

El Jurado también ha valorado al margen de su impresionante palmarés que le ha llevado a ser conocido como “el hijo del viento” su ejemplar participación en la lucha contra el dopaje”

Como dije anteriormente, sirva este humilde artículo como homenaje y muestra del respeto y admiración que le tengo a., para mí, el mejor atleta de la historia, y uno de los 3 mejores deportistas que yo haya podido ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *