¿El alcohol engorda?

Definitivamente, el alcohol nos engorda, señores. Hemos de saber que tiene 7 calorías por gramo, casi tantas como la grasa 9, y por encima de los carbohidratos 4.

No hay más que asomarse a una tabla de calorías para comprobar los daños que sobre nuestra cintura puede llegar a ocasionar un consumo abundante y continuado de los diferentes tipos de alcohol que podamos ingerir:

Cerveza: 101 kcal, teniendo en cuenta que una lata son 330cc, ahí tenemos ya más de 300 kcal.

Vino tinto: 65 kcal, una copita de vino son unos 100ml, en este caso tenemos 65 kcal.

Whisky: se lleva la palma con 240 kcal, y suelen servirnos unos 80ml, así que la cuenta resultante es de 192.

Ron: 110 kcal, una copa de 80ml, supondría 88kcal.

Vodka: 72 kcal, una copa de 60ml, supondría 43 kcal

Esto no es todo; como bien sabéis, la mayoría de las bebidas alcohólicas que se suministran en horario “nocturno”, son los combinados, y a las calorías del alcohol, se han de añadir las de los refrescos que les acompañan:

Zumos diversos: de media podemos decir que rondan las 35 kcal, por lo que un refresco de unos 200ml, suponen 70 kcal más que añadir

Coca-cola: un botellín de 20cl supone 82 kcal

El principal inconveniente de estas calorías es su nulo valor nutricional, ya que se les considera “calorías vacías”, al no aportar valor añadido a nuestra alimentación. Tal es su efecto devastador, que si suministramos a nuestro organismo alcohol de una manera regular, corremos el riesgo de acabar malnutridos, debido a que hace trabajar en exceso al hígado, nos da sensación de saciedad eliminando el apetito, e impide la asimilación de muchas vitaminas y minerales.

A la hora de producir energía, el organismo consumirá las calorías que le suministramos mediante el alcohol, y guardará como reserva en forma de “michelines”, las procedentes de la alimentación (grasas, carbohidratos y proteínas).

¿Cómo afecta el alcohol a un deportista?. La respuesta no puede ser genérica puesto que va a depender en gran medida de a qué deporte nos dediquemos. Es decir, no afecta lo mismo en el rendimiento deportivo de un piloto de automovilismo, boxeador u otros deportes de precisión, que a un atleta de fondo o nadador.

A los deportistas de técnica, velocidad y fuerza explosiva, el Etanol les afecta primero, de una manera directa al provocar un marcado efecto euforizante y de fuerza, pero de corta duración y que termina con el famoso “efecto rebote”, deprimiendo al deportista y ralentizando sus movimientos.

Por otro lado, a los deportistas de fondo o resistencia, les afecta negativamente porque su efecto diurético, puede acelerar e incrementar la deshidratación, principal enemigo de este tipo de especialidades deportivas.

Hay que decir, así mismo, que el Etanol favorece la degradación proteica, y con ello, se reduce nuestra masa muscular y hace aumentar los depósitos de grasa del organismo.

Sin embargo, no todo es negativo. El consumo de uno o dos vasos de vino al día, es incluso beneficioso, según la mayoría de los cardiólogos.

No sobrepasando los 2 ó 3 vasitos de vino al día, sus efectos sobre el organismo son:

– Reduce a la mitad el riesgo de cardiopatías
– Reduce la agregación plaquetaria, por consiguiente, el riesgo de embolias y trombosis
– Aumenta el colesterol bueno en sangre (HDL)
– Evita la pérdida de masa ósea en mujeres postmenopáusicas
– Potente antioxidante, ralentiza el Alzheimer y el cáncer

2 Respuestas a ¿El alcohol engorda?

  1. Pingback: payday loans

  2. Pingback: maillot de foot enfant

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *