Ciclismo: El ciclista y sus adaptaciones fisiológicas (Sistema Circulatorio)

El deporte aeróbico en general y el ciclismo en particular, genera unas adaptaciones sistémicas muy importantes. Una de ellas es en el ámbito cardíaco y circulatorio.

Sobre el sistema circulatorio, el ejercicio aeróbico provoca unas reacciones “causa-efecto”, muy marcadas.

Una de las alteraciones más evidentes que provoca la actividad aeróbica se produce sobre un factor denominado V.M.C. que no es otra cosa que el Volumen Minuto Cardíaco.

El V.M.C. se corresponde con la cantidad de sangre que el corazón bombea a toda su red arterial, por cada minuto.

Su fórmula es: V.M.C.= DS (descarga sistólica) x FC (frecuencia cardíaca)

La descarga sistólica es el volumen de sangre que es capaz de bombear en cada latido.

Esta DS puede verse incrementada de los 70-80ml por latido, hasta los 175-190ml en esfuerzos intensos.

Una persona media, regularmente entrenada en el ámbito aeróbico, puede tener entre 4’5 y 6 litros en situación de reposo.

Cuando el individuo está en esa situación, el consumo de oxígeno es muy limitado, y le basta ese volumen para nutrir a su organismo de todo el oxígeno y nutrientes que le son necesarios.

Qué ocurre cuando nos encontramos en pleno entrenamiento intenso o competición. En este caso, las prioridades de oxigenación y nutrición cambian radicalmente, y los músculos pueden llegar a solicitar el 80%-85% del V.M.C.

En estos casos, de máxima solicitud muscular, el V.M.C. puede verse multiplicado x5 ó x6; es decir, podríamos llegar a contar con 25-30 litros de V.M.C.

Para ello, en pleno esfuerzo, la vasodilatación hace acto de presencia, así como el incremento de la presión arterial.

El equilibrio entre la D.S. y la F.C. busca el objetivo fundamental de posibilitar la mayor cantidad de sangre oxigenada posible para el deportista, con el menor gasto energético posible.

Por otro lado, con el paso de los entrenamientos aeróbicos el corazón también se va adaptando a las condiciones exigentes del ciclismo y acaba generando la famosa “Hipertrofia Ventricular Izquierda” característica de todos los ciclistas que entrenan con regularidad.

La Hipertrofia Ventricular Izquierda es una adaptación cardíaca que posibilita un incremento notable en el volumen sistólico.

Es conocido como el “Corazón de Atleta”. Este modelo cardíaco provoca que, en reposo, se vuelva Bradicárdico  (se reduce de una manera importante el ritmo cardíaco en reposo), pero nos otorga la ventaja de un mayor nivel de exigencia física aeróbica, ya que es capaz de incrementar su ritmo y bombeo de una manera mucho más rápida y eficaz que en de un sujeto sedentario.

Como es lógico, todas estas adaptaciones vuelven a la normalidad cuando se regresa a largos períodos de inactividad.

6 Respuestas a Ciclismo: El ciclista y sus adaptaciones fisiológicas (Sistema Circulatorio)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: lunettes ray ban

  3. Pingback: polo ralph lauren pas cher

  4. Pingback: proxy server

  5. Pingback: payday loans vancouver

  6. Pingback: Angela Vanlods

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *