CICLISMO: Abanicos y su técnica

Hablamos de “abanicos”, con suma ligereza y facilidad cuando vemos una etapa de una gran vuelta, o una clásica por tv., y vemos que la “serpiente multicolor” pierde su forma habitual de “bloque”, para pasar a tener diferentes grupos de formaciones diagonales observando cómo, en ocasiones, se quedan “cortados” corredores importantes en un terreno que, a priori, era de mero trámite o de transición para etapas o partes de la etapa más interesantes por su orografía o dureza.

Hablamos de “abanicos”, con suma ligereza y facilidad cuando vemos una etapa de una gran vuelta, o una clásica por tv., y vemos que la “serpiente multicolor” pierde su forma habitual de “bloque”, para pasar a tener diferentes grupos de formaciones diagonales observando cómo, en ocasiones, se quedan “cortados” corredores importantes en un terreno que, a priori, era de mero trámite o de transición para etapas o partes de la etapa más interesantes por su orografía o dureza.

Características de un abanico:

– * Es un movimiento estratégico ofensivo, de ataque.

– * Es de carácter grupal. Necesaria la intervención de varios ciclistas, habitualmente del mismo equipo.

– * Obligatoria la presencia de viento fronto-lateral de media-alta intensidad y en zonas desprotegidas, o protegidas intermitentemente. En ciertas ocasiones incluso con viento latero-favorable también se han producido.

– * Requiere que alguno de los integrantes del abanico organizador, posea una depurada técnica sobre la bicicleta, porque en ocasiones ha de emplearla para evitar que corredores adversarios traten de integrarse en el primer abanico y aprovecharse del trabajo del resto.

– * Generalmente planificado el día anterior por el director y meticulosamente preparado en la pizarra, contando con la previsión de intensidad y dirección del viento, y el libro de ruta, para indicar claramente cuál es el lugar propicio para iniciar el citado ataque, qué corredor tomará la iniciativa, y qué corredor hará de cierre.

– * Un abanico bien planificado, con componentes en buen estado de forma, y con buena técnica, es imposible neutralizar. Únicamente pueden defenderse de él, organizando otro abanico posterior, generalmente menos eficaz, porque sus integrantes no tienen tan clara la estrategia, ni se entregan del mismo modo que los componentes de un equipo en el que cada uno tiene una misión, un rol bien definido y se implican al 100 x 100.

– * El factor sorpresa es determinante para asegurar el éxito, aunque en muchas ocasiones se espera el ataque de un equipo especialista (en su día, el equipo ONCE por ej.), y a pesar de ello, el abanico acaba organizándose y cobrándose sus presas.

– * El ataque debería iniciarle el corredor más potente del equipo, y prolongarse durante varios minutos. No ha de caerse en el desánimo si no se aprecian resultados inmediatos. Generalmente los ciclistas que tratan de defenderse del ataque inicial, emplean muchísima energía en tratar de aguantar tras el abanico, incluso simulando un bienestar aparente, que trate de desalentar a los integrantes del abanico.

– * Ha de efectuarse con toda la intensidad posible, y prolongarse durante varios kms, tal y como dijimos anteriormente.

– * Para asegurar el éxito del ataque, el equipo ha de contar con un corredor de “cierre”. Este corredor es de vital importancia, porque de la eficacia de su trabajo, de su rol, va a depender en gran medida, que no se integren rivales directos o compañeros de fuga no deseados. Este ciclista, ha de ceñirse al máximo al borde de la calzada para cerrar el abanico. Generalmente, este corredor no participa en los relevos. Su trabajo se centra en esta labor inicial de “cortar” el pelotón. Más adelante, si el abanico se forma con éxito, pasará a formar parte de los relevos como un integrante más de la fuga, ya que no existirá el riesgo de que se añadan más rivales.

– * Los componentes del abanico han de ocupar el menor espacio de la calzada posible, para tratar de limitar la presencia de los rivales. Este espacio puede ampliarse (debido a su peligrosidad), en el momento en el que se consolide la fuga, para así minimizar riesgos de caídas e incidentes, y para rodar con mayor comodidad.

– * En el caso de que persista la presencia de integrantes no deseados, se continuará con la formación lo más ceñida posible al borde de la calzada.

– * Esquema de un abanico básico:

(Disposición teórica con viento lateral del costado izq.)

(El primer integrante, se descuelga para protegerse y recuperarse del esfuerzo)

La especialidad del Abanico, visualmente es muy atractiva, y bien desarrollado es el ataque grupal más debastador que se pueda organizar. En ocasiones provoca más daños en la clasificación general, para algunos rivales importantes, que las etapas de montaña más exigentes, ya que el corredor que cae en la trampa, suele pagarlo con varios minutos, y en ocasiones acaba arruinando sus opciones de cara a la clasificación general final.

*** *** ***

Bike and Breakfast es absolutamente gratuita y su soporte es únicamente a través de vuestras aportaciones. Si consideras que te es útil puedes ayudarnos a mejorar contenidos y colaboradores con una pequeña aportación.




Te esperamos con nuevos artículos…
Jose Manuel Movellán.

*** *** ***

Os dejo este video de, para mí, el mejor anuncio publicitario relacionado con el ciclismo, que se haya hecho. Además está indirectamente relacionado con el artículo, puesto que podreis observar cómo algunos animales aprovechan el trabajo aerodinámico para optimizar su rendimiento.

http://youtu.be/sxcY2hvBQZs

Características de un abanico:

– * Es un movimiento estratégico ofensivo, de ataque.

– * Es de carácter grupal. Necesaria la intervención de varios ciclistas, habitualmente del mismo equipo.

– * Obligatoria la presencia de viento fronto-lateral de media-alta intensidad y en zonas desprotegidas, o protegidas intermitentemente.

– * Requiere que alguno de los integrantes del abanico organizador, posea una depurada técnica sobre la bicicleta, porque en ocasiones ha de emplearla para evitar que corredores adversarios traten de integrarse en el primer abanico y aprovecharse del trabajo del resto.

– * Generalmente planificado el día anterior por el director y meticulosamente preparado en la pizarra, contando con la previsión de intensidad y dirección del viento, y el libro de ruta, para indicar claramente cuál es el lugar propicio para iniciar el citado ataque, qué corredor tomará la iniciativa, y qué corredor hará de cierre.

– * Un abanico bien planificado, con componentes en buen estado de forma, y con buena técnica, es imposible neutralizar. Únicamente pueden defenderse de él, organizando otro abanico posterior, generalmente menos eficaz, porque sus integrantes no tienen tan clara la estrategia, ni se entregan del mismo modo que los componentes de un equipo en el que cada uno tiene una misión, un rol bien definido y se implican al 100 x 100.

– * El factor sorpresa es determinante para asegurar el éxito, aunque en muchas ocasiones se espera el ataque de un equipo especialista (en su día, el equipo ONCE por ej.), y a pesar de ello, el abanico acaba organizándose y cobrándose sus presas.

– * El ataque debería iniciarle el corredor más potente del equipo, y prolongarse durante varios minutos. No ha de caerse en el desánimo si no se aprecian resultados inmediatos. Generalmente los ciclistas que tratan de defenderse del ataque inicial, emplean muchísima energía en tratar de aguantar tras el abanico, incluso simulando un bienestar aparente, que trate de desalentar a los integrantes del abanico.

– * Ha de efectuarse con toda la intensidad posible, y prolongarse durante varios kms, tal y como dijimos anteriormente.

– * Para asegurar el éxito del ataque, el equipo ha de contar con un corredor de “cierre”. Este corredor es de vital importancia, porque de la eficacia de su trabajo, de su rol, va a depender en gran medida, que no se integren rivales directos o compañeros de fuga no deseados. Este ciclista, ha de ceñirse al máximo al borde de la calzada para cerrar el abanico. Generalmente, este corredor no participa en los relevos. Su trabajo se centra en esta labor inicial de “cortar” el pelotón. Más adelante, si el abanico se forma con éxito, pasará a formar parte de los relevos como un integrante más de la fuga, ya que no existirá el riesgo de que se añadan más rivales.

– * Los componentes del abanico han de ocupar el menor espacio de la calzada posible, para tratar de limitar la presencia de los rivales. Este espacio puede ampliarse (debido a su peligrosidad), en el momento en el que se consolide la fuga, para así minimizar riesgos de caídas e incidentes, y para rodar con mayor comodidad.

– * En el caso de que persista la presencia de integrantes no deseados, se continuará con la formación lo más ceñida posible al borde de la calzada.

– * Esquema de un abanico básico:

(Disposición teórica con viento lateral del costado izq.)

(El primer integrante, se descuelga para protegerse y recuperarse del esfuerzo)

La especialidad del Abanico, visualmente es muy atractiva, y bien desarrollado es el ataque grupal más debastador que se pueda organizar. En ocasiones provoca más daños en la clasificación general, para algunos rivales importantes, que las etapas de montaña más exigentes, ya que el corredor que cae en la trampa, suele pagarlo con varios minutos, y en ocasiones acaba arruinando sus opciones de cara a la clasificación general final.

*** *** ***

Os dejo este video de, para mí, el mejor anuncio publicitario relacionado con el ciclismo, que se haya hecho. Además está indirectamente relacionado con el artículo, puesto que podreis observar cómo algunos animales aprovechan el trabajo aerodinámico para optimizar su rendimiento.

http://youtu.be/sxcY2hvBQZs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *